De Gambito de dama a un jaque mate que bate récords

Peter Friedlander

vicepresidente de Series Originales

De Gambito de dama a un jaque mate que bate récords

Cuando, hace tres años, Scott Frank (Godless) nos propuso adaptar la novela de 1983 de Walter Tevis Gambito de reina —que trata de una joven prodigio del ajedrez—, nos pareció una historia fascinante. Beth es una chica subestimada que enfrenta la adicción, la pérdida y el abandono. Lograr el éxito a pesar de sus dificultades destaca la importancia de ser perseverante, tener una familia, y de encontrarse con ella misma y mantenerse fiel a sus convicciones.

Sin embargo, creo que nadie se imaginó que Gambito de dama, y la extraordinaria Anya Taylor-Joy, llegaría a ser el fenómeno global que es hoy ni que sería la miniserie con guion más grande de toda la plataforma. Desde su estreno en Netflix en el mes de octubre:

  • la novela Gambito de reina, 37 años después de su publicación, se encuentra hoy en la lista de libros más vendidos del New York Times;

  • la búsqueda del término «ajedrez» en Google se duplicó y la de «cómo jugar ajedrez» alcanzó el punto máximo en nueve años;

  • las consultas por «tableros de ajedrez» en eBay se incrementaron en un 250 %, y, según Goliath Games, las ventas de tableros aumentaron más de un 170 %, y

  • la cantidad de jugadores nuevos en Chess.com se quintuplicó.

Además, gracias a la popularidad de la serie, según la Federación Internacional de Ajedrez,se ha visto un mayor interés por el campeonato mundial del próximo año.

Un récord de 62 millones de hogares eligieron ver Gambito de dama en los primeros 28 días desde su estreno en Netflix. Su alcance global ha sido extraordinario, desde Rusia y Hong Kong hasta Francia, Taiwán y Australia. De hecho, la serie se ubicó entre las 10 más populares en 92 países y fue número uno en 63 de ellos, entre los que se incluyen el Reino Unido, Argentina, Israel y Sudáfrica.

Representa un reconocimiento a las habilidades de Scott como escritor y cineasta, capaz de darle vida al drama y minuciosidad de muchas jugadas de ajedrez frente a las cámaras, lo que generó muy buenas críticas y una singular calificación de 100 % en Rotten Tomatoes. Asimismo, Scott contó con el apoyo de un talentoso equipo creativo: la diseñadora de vestuario Gabriele Binder, que usó la elegancia de patrones cuadriculados en el vestuario de Beth; el compositor Carlos Rafael Rivera, que contribuyó con una banda sonora repleta de suspenso; la editora Michelle Tesoro, con un montaje extraordinario; el diseñador de producción Uli Hanisch, con dinámicas elecciones que emergen de la pantalla en cada escena, y el director de fotografía Steven Meizler, que transformó cada partido en un drama al límite.

Jaque mate.